PERSONAJES DE HONDURAS

En la presente exposición, que forma parte de la historia de la evangelización de los Padres Vicentinos en Honduras, podemos ver a las personas que, sin ser las únicas, hemos considerado son los personajes más sobresalientes en los 100 años de presencia en la Costa Norte hondureña.

Obispos, sacerdotes y Hermanos misioneros, laicos ejemplares, han sido y son parte insoslayable de la transmisión de la fe en Honduras desde 1910 hasta el sol de hoy.

Centenario de los Padres Vicentinos en Honduras. En el marco de la celebración de los 100 años de mision en Honduras, nos hemos propuestos rescatar la memoria de aquellos que han sido «servidores de la Iglesia», mujeres y hombres de Dios. Al ser tantos, y buenos, resulta difícil seleccionarlos. Sin embargo, estas pinceladas sinceras honran a aquellos personajes que igualmente pudieron haber sido incluidos en el presente texto y que no lo están.

Recordamos y agradecemos a todos los que han hecho posible el «milagro espiritual», de afianzar la religión católica, testimoniando su fe con esfuerzo constante: Un centenar de sacerdotes y miles de seglares. Fueron personas sencillas, no obstante sabias, más que por su habilidad en las artes y las ciencias, por su actuar solidario, fraterno y, sobre todo, por su servicio a Dios en la Iglesia en medio de sus comunidades eclesiales de aldeas, pueblos, barrios y colonias.

Al tratar de penetrar en la memoria y el espíritu de algunas personas, y hacerlos revivir, hemos constatado que es una de las mejores experiencias y testimonios que podemos comunicar al llegar a los Cien Años, doble Bodas de Oro de la Congregación de la Misión en Honduras.

«Te Deum Laudamus»: gratitud y alabanza a Dios y a todos los que han hecho posible el anuncio de la Buena Noticia del Reino de Dios a los más pobres y alejados de la Costa del Norte de la República de Honduras. Y, ¿por qué no?, a los responsables de la edición y también a tantas manos que han hecho posible este libro, a todos nuestra sincera y profunda gratitud.

Efectivamente, a mediados de junio de este año 1909, llegaba a Tegucigalpa el P. José Nieborwski, c.m., procedente de Costa Rica, el cual llevaba de parte de Mons. Cagliero, la doble misión de organizar el Seminario diocesano, y de preparar el camino para la erección de un Vicariato Apostólico en la Costa Norte. Realizó lo primero de forma perfecta, siendo él mismo Rector y profesor. Para conseguir ayuda para el Seminario y personal misionero, visita Estados Unidos, donde se encuentra con el P. Antonio Casulleras Calvet, desde donde sigue para Europa. En Roma dialoga con las autoridades de la Propagación de la fe, concretamente con el Cardenal Merry del Val, Secretario de Estado. Éste escribe al Visitador de los Padres Vicentinos de Barcelona: «El P. Nieborowsky, en connivencia con Mons. Cagliero ha comunicado a la Santa Sede que la Provincia de Lazaristas (Vicentinos) de Barcelona, está dispuesta a aceptar el gobierno de la Prefectura Apostólica «erigenda» en aquella República».

En Noviembre de 1910, Cagliero anima al Obispo de Tegucigalpa: «A pesar de todas las miserias y contrariedades humanas, el bondadoso Señor viene continuamente en auxilio de su amada Patria. El Seminario tiene ya una buena dirección y hábil personal docente. Las niñas un colegio donde formarse cristianamente; beneficio que tendrán de aquí a poco los niños también. En Tegucigalpa hay un movimiento religioso que consuela. Dentro de pocos meses habrá para Honduras el gran auxilio de las Misiones en el interior, pues los Capuchinos llegarán. Y ahora la misma Santa Sede le envía un mensajero en la persona del P. Antonio Casulleras Calvet de los Padres Paulinos de la Provincia de Barcelona, a quienes el Santo Padre ha confiado varias misiones en Centro América. Agradezcamos, amadísimo Hermano a la Santa Sede, que tan eficazmente viene en socorro de las almas tan necesitadas de auxilios espirituales».

Este mismo año (1910) el Provincial de los Padres Vicentinos envía un delegado a Honduras, el P. Antonio Casulleras Calvet para que trate de estudiar esas posibilidades. Llegado a San José de Cota Rica, el 10 de Noviembre, se entrevista con el Delegado Apostólico.
botonindex